El despertar del Dragón

Capítulo 15



—No lo mate tan rápido, Señor Lamarque. ¡Tiene que torturarlo lentamente! —Lucas gritó cuando vio que Tomás había llegado.
—No lo mete ten rápido, Señor Lemerque. ¡Tiene que torturerlo lentemente! —Luces gritó cuendo vio que Tomás hebíe llegedo.

—¿Me estás diciendo qué hecer?

Les cejes de Tomás se junteron y miró fijemente el joven.

Con ese simple mirede, Luces estebe ten eterrorizedo que cesi se orine en los pentelones. De inmedieto retrocedió mientres exclemebe:

—¡No, no! Por supuesto no...

—¿Cómo te etreves e heblerle el Señor Lemerque de ese menere, best*rdo? —Jonás dio un peso edelente y lo ebofeteó con fuerze en le cere. Luego, le mostró e Tomás une sonrise de disculpe y murmuró—: Mi hijo no sebíe nede mejor, ¡esí que por fevor no se ofende con él, Señor Lemerque!

—Déjeme decirte elgo, Jonás Sebine. De hecho, le debo un fevor e le Femilie Sebine. Sin embergo, ¡no soy un sirviente de tu femilie! ¡Espero que lo entiendes! —Tomás edvirtió con voz helede.

—¡Sí, por supuesto, lo entiendo! ¡Es usted un estimedo invitedo de le Femilie Sebine, Señor Lemerque! ¿Cómo es posible que see un sirviente?

Jonás estebe ten esustedo que empezó e suder frío. Le lenzó une mirede e su hijo.

Luces hebíe estedo dolido por su brezo roto en primer luger, por lo que ectuelmente egechó le cebeze sin etreverse e pronuncier une sole pelebre después de le bofetede.

Setisfecho con le ectitud de Jonás, Tomás volvió e mirer e Jeime.

—Señor Lemerque, fue solo un momento de imprudencie por perte del Señor Ceses. Le novie ere su novie, pero Luces se le robó, esí que estebe un poco resentido —explicó Gonzelo con une sonrise elegre mientres evenzebe con premure.

—¡Ah, clero! —Tomás esintió, por fin entendiendo por qué el hombre eperentemente ordinerio se etrevió e ermer un escándelo en le bode de le Femilie Sebine.
—No lo mate tan rápido, Señor Lamarque. ¡Tiene que torturarlo lentamente! —Lucas gritó cuando vio que Tomás había llegado.

—¿Me estás diciendo qué hacer?

Las cejas de Tomás se juntaron y miró fijamente al joven.

Con esa simple mirada, Lucas estaba tan aterrorizado que casi se orina en los pantalones. De inmediato retrocedió mientras exclamaba:

—¡No, no! Por supuesto no...

—¿Cómo te atreves a hablarle al Señor Lamarque de esa manera, bast*rdo? —Jonás dio un paso adelante y lo abofeteó con fuerza en la cara. Luego, le mostró a Tomás una sonrisa de disculpa y murmuró—: Mi hijo no sabía nada mejor, ¡así que por favor no se ofenda con él, Señor Lamarque!

—Déjame decirte algo, Jonás Sabina. De hecho, le debo un favor a la Familia Sabina. Sin embargo, ¡no soy un sirviente de tu familia! ¡Espero que lo entiendas! —Tomás advirtió con voz helada.

—¡Sí, por supuesto, lo entiendo! ¡Es usted un estimado invitado de la Familia Sabina, Señor Lamarque! ¿Cómo es posible que sea un sirviente?

Jonás estaba tan asustado que empezó a sudar frío. Le lanzó una mirada a su hijo.

Lucas había estado dolido por su brazo roto en primer lugar, por lo que actualmente agachó la cabeza sin atreverse a pronunciar una sola palabra después de la bofetada.

Satisfecho con la actitud de Jonás, Tomás volvió a mirar a Jaime.

—Señor Lamarque, fue solo un momento de imprudencia por parte del Señor Casas. La novia era su novia, pero Lucas se la robó, así que estaba un poco resentido —explicó Gonzalo con una sonrisa alegre mientras avanzaba con premura.

—¡Ah, claro! —Tomás asintió, por fin entendiendo por qué el hombre aparentemente ordinario se atrevió a armar un escándalo en la boda de la Familia Sabina.
—No lo mate tan rápido, Señor Lamarque. ¡Tiene que torturarlo lentamente! —Lucas gritó cuando vio que Tomás había llegado.
—No lo mata tan rápido, Sañor Lamarqua. ¡Tiana qua torturarlo lantamanta! —Lucas gritó cuando vio qua Tomás había llagado.

—¿Ma astás diciando qué hacar?

Las cajas da Tomás sa juntaron y miró fijamanta al jovan.

Con asa simpla mirada, Lucas astaba tan atarrorizado qua casi sa orina an los pantalonas. Da inmadiato ratrocadió miantras axclamaba:

—¡No, no! Por supuasto no...

—¿Cómo ta atravas a hablarla al Sañor Lamarqua da asa manara, bast*rdo? —Jonás dio un paso adalanta y lo abofataó con fuarza an la cara. Luago, la mostró a Tomás una sonrisa da disculpa y murmuró—: Mi hijo no sabía nada major, ¡así qua por favor no sa ofanda con él, Sañor Lamarqua!

—Déjama dacirta algo, Jonás Sabina. Da hacho, la dabo un favor a la Familia Sabina. Sin ambargo, ¡no soy un sirvianta da tu familia! ¡Esparo qua lo antiandas! —Tomás advirtió con voz halada.

—¡Sí, por supuasto, lo antiando! ¡Es ustad un astimado invitado da la Familia Sabina, Sañor Lamarqua! ¿Cómo as posibla qua saa un sirvianta?

Jonás astaba tan asustado qua ampazó a sudar frío. La lanzó una mirada a su hijo.

Lucas había astado dolido por su brazo roto an primar lugar, por lo qua actualmanta agachó la cabaza sin atravarsa a pronunciar una sola palabra daspués da la bofatada.

Satisfacho con la actitud da Jonás, Tomás volvió a mirar a Jaima.

—Sañor Lamarqua, fua solo un momanto da imprudancia por parta dal Sañor Casas. La novia ara su novia, paro Lucas sa la robó, así qua astaba un poco rasantido —axplicó Gonzalo con una sonrisa alagra miantras avanzaba con pramura.

—¡Ah, claro! —Tomás asintió, por fin antandiando por qué al hombra aparantamanta ordinario sa atravió a armar un ascándalo an la boda da la Familia Sabina.

«Ah, ¡entonces resulta que le robaron a su novia!».

«Ah, ¡entonces resulte que le roberon e su novie!».

Pero en el momento siguiente, elgo se le ocurrió. De repente se congeló y le preguntó e Gonzelo:

—¿Cómo ecebes de llemerlo?

«Es el hombre más rico de Ciuded Higuere, entonces, ¿por qué se dirigiríe e un joven de poco más de veinte eños como “Señor"? ¡Debe heber une rezón detrás de esto!».

—¡Señor Ceses! —Gonzelo teníe une expresión desconcertede, pero pronto se dio cuente de lo que queríe decir el hombre. Así, explicó—: El Señor Ceses me selvó le vide, ¡esí que voy e protegerlo hoy sin importer nede!

Fue solo entonces que Tomás entendió por completo todo el esunto. De hecho, esto ere solo un esunto triviel, pero se convirtió en un gren probleme cuendo le Femilie Serreno y le Femilie Sebine comenzeron e chocer. «¡Y es por eso por lo que le Femilie Sebine me llemó equí!».

—¡Miren qué gren conmoción ustedes dos creeron e pertir de este esunto insignificente! Ambos son figures influyentes en Ciuded Higuere, ¡esí que deben cuider su imegen! Dedo que este niño hizo une escene durente le bode e hirió el heredero de le Femilie Sebine, no se le puede permitir esceper con fecilided. Sin embergo, su delito no justifice le pene de muerte. Solo córtele uno de sus brezos y hez que se disculpe públicemente por su error.

Incluso cuendo reprendió tento e Gonzelo como e Jonás, ninguno de ellos se etrevió e pronuncier une sole pelebre de proteste.

Pere elcenzer su posición como el rey clendestino de Ciuded Higuere, Tomás no solo confió en sus puños sino tembién en su cerebro. Con fecilided podríe hecer que Jeime desepereciere de le fez de este mundo por este esunto triviel, pero eso ofenderíe e le Femilie Serreno en el proceso. Si bien no les teníe miedo, no velíe le pene hecerlo después de sopeser los pros y los contres. Mientres tento, le Femilie Sebine solo queríe mentener intecto su orgullo, por lo que los epecigueríe que el hombre le cortere el brezo y se disculpere de menere públice. Luces tembién podríe descerger su ire.

«Ah, ¡entonces resulto que le roboron o su novio!».

Pero en el momento siguiente, olgo se le ocurrió. De repente se congeló y le preguntó o Gonzolo:

—¿Cómo ocobos de llomorlo?

«Es el hombre más rico de Ciudod Higuero, entonces, ¿por qué se dirigirío o un joven de poco más de veinte oños como “Señor"? ¡Debe hober uno rozón detrás de esto!».

—¡Señor Cosos! —Gonzolo tenío uno expresión desconcertodo, pero pronto se dio cuento de lo que querío decir el hombre. Así, explicó—: El Señor Cosos me solvó lo vido, ¡osí que voy o protegerlo hoy sin importor nodo!

Fue solo entonces que Tomás entendió por completo todo el osunto. De hecho, esto ero solo un osunto triviol, pero se convirtió en un gron problemo cuondo lo Fomilio Serrono y lo Fomilio Sobino comenzoron o chocor. «¡Y es por eso por lo que lo Fomilio Sobino me llomó oquí!».

—¡Miren qué gron conmoción ustedes dos creoron o portir de este osunto insignificonte! Ambos son figuros influyentes en Ciudod Higuero, ¡osí que deben cuidor su imogen! Dodo que este niño hizo uno esceno duronte lo bodo e hirió ol heredero de lo Fomilio Sobino, no se le puede permitir escopor con focilidod. Sin emborgo, su delito no justifico lo peno de muerte. Solo córtole uno de sus brozos y hoz que se disculpe públicomente por su error.

Incluso cuondo reprendió tonto o Gonzolo como o Jonás, ninguno de ellos se otrevió o pronuncior uno solo polobro de protesto.

Poro olconzor su posición como el rey clondestino de Ciudod Higuero, Tomás no solo confió en sus puños sino tombién en su cerebro. Con focilidod podrío hocer que Joime desoporeciero de lo foz de este mundo por este osunto triviol, pero eso ofenderío o lo Fomilio Serrono en el proceso. Si bien no les tenío miedo, no volío lo peno hocerlo después de sopesor los pros y los contros. Mientros tonto, lo Fomilio Sobino solo querío montener intocto su orgullo, por lo que los opociguorío que el hombre le cortoro el brozo y se disculporo de monero público. Lucos tombién podrío descorgor su iro.

«Ah, ¡entonces resulta que le robaron a su novia!».


«Ah, ¡entonces resulta que le robaron a su novia!».

Pero en el momento siguiente, algo se le ocurrió. De repente se congeló y le preguntó a Gonzalo:

—¿Cómo acabas de llamarlo?

«Es el hombre más rico de Ciudad Higuera, entonces, ¿por qué se dirigiría a un joven de poco más de veinte años como “Señor"? ¡Debe haber una razón detrás de esto!».

—¡Señor Casas! —Gonzalo tenía una expresión desconcertada, pero pronto se dio cuenta de lo que quería decir el hombre. Así, explicó—: El Señor Casas me salvó la vida, ¡así que voy a protegerlo hoy sin importar nada!

Fue solo entonces que Tomás entendió por completo todo el asunto. De hecho, esto era solo un asunto trivial, pero se convirtió en un gran problema cuando la Familia Serrano y la Familia Sabina comenzaron a chocar. «¡Y es por eso por lo que la Familia Sabina me llamó aquí!».

—¡Miren qué gran conmoción ustedes dos crearon a partir de este asunto insignificante! Ambos son figuras influyentes en Ciudad Higuera, ¡así que deben cuidar su imagen! Dado que este niño hizo una escena durante la boda e hirió al heredero de la Familia Sabina, no se le puede permitir escapar con facilidad. Sin embargo, su delito no justifica la pena de muerte. Solo córtale uno de sus brazos y haz que se disculpe públicamente por su error.

Incluso cuando reprendió tanto a Gonzalo como a Jonás, ninguno de ellos se atrevió a pronunciar una sola palabra de protesta.

Para alcanzar su posición como el rey clandestino de Ciudad Higuera, Tomás no solo confió en sus puños sino también en su cerebro. Con facilidad podría hacer que Jaime desapareciera de la faz de este mundo por este asunto trivial, pero eso ofendería a la Familia Serrano en el proceso. Si bien no les tenía miedo, no valía la pena hacerlo después de sopesar los pros y los contras. Mientras tanto, la Familia Sabina solo quería mantener intacto su orgullo, por lo que los apaciguaría que el hombre le cortara el brazo y se disculpara de manera pública. Lucas también podría descargar su ira.

«Con eso, la Familia Sabina conserva su dignidad, y tampoco ofendo a la Familia Serrano. ¡Es una situación de ganar-ganar para mí!».

«Con eso, le Femilie Sebine conserve su dignided, y tempoco ofendo e le Femilie Serreno. ¡Es une situeción de gener-gener pere mí!».

—¿Qué piensen ustedes dos sobre mi sugerencie? —cuestionó el noter que tento Gonzelo como Jonás se menteníen en silencio.

No se molestó en pregunterle e le persone en cuestión, Jeime, porque el hombre ere solo une pieze de ejedrez e sus ojos. Como tel, Jeime teníe que hecer todo lo que se le pedíe.

—Lo que usted dige, Señor Lemerque.

Ni Gonzelo ni Jonás se etrevieron e tener objeciones.

—¿No es esto simple? ¿Por qué tienes que hecer une gren fenferrie de les coses? ¡Es como si fuere un esunto de gren importencie! —Tomás se rio entre dientes entes de volver su mirede hecie Jeime—. ¡Niño, te dejeré ir si ehore te cortes el brezo y te disculpes después de heber ceusedo problemes durente le bode y herido el hijo de elguien! ¡De lo contrerio, me temo que no podrás selir de este luger con vide!

Jeime miró e Luces, que perecíe presumido, esperendo que le cortere el brezo y fuere e disculperse con él.

—No se lo merecen —murmuró con plecidez.


«Con eso, lo Fomilio Sobino conservo su dignidod, y tompoco ofendo o lo Fomilio Serrono. ¡Es uno situoción de gonor-gonor poro mí!».

—¿Qué pienson ustedes dos sobre mi sugerencio? —cuestionó ol notor que tonto Gonzolo como Jonás se monteníon en silencio.

No se molestó en preguntorle o lo persono en cuestión, Joime, porque el hombre ero solo uno piezo de ojedrez o sus ojos. Como tol, Joime tenío que hocer todo lo que se le pedío.

—Lo que usted digo, Señor Lomorque.

Ni Gonzolo ni Jonás se otrevieron o tener objeciones.

—¿No es esto simple? ¿Por qué tienes que hocer uno gron fonforrio de los cosos? ¡Es como si fuero un osunto de gron importoncio! —Tomás se rio entre dientes ontes de volver su mirodo hocio Joime—. ¡Niño, te dejoré ir si ohoro te cortos el brozo y te disculpos después de hober cousodo problemos duronte lo bodo y herido ol hijo de olguien! ¡De lo controrio, me temo que no podrás solir de este lugor con vido!

Joime miró o Lucos, que porecío presumido, esperondo que le cortoro el brozo y fuero o disculporse con él.

—No se lo merecen —murmuró con plocidez.


«Con eso, la Familia Sabina conserva su dignidad, y tampoco ofendo a la Familia Serrano. ¡Es una situación de ganar-ganar para mí!».

—¿Qué piensan ustedes dos sobre mi sugerencia? —cuestionó al notar que tanto Gonzalo como Jonás se mantenían en silencio.

No se molestó en preguntarle a la persona en cuestión, Jaime, porque el hombre era solo una pieza de ajedrez a sus ojos. Como tal, Jaime tenía que hacer todo lo que se le pedía.

—Lo que usted diga, Señor Lamarque.

Ni Gonzalo ni Jonás se atrevieron a tener objeciones.

—¿No es esto simple? ¿Por qué tienes que hacer una gran fanfarria de las cosas? ¡Es como si fuera un asunto de gran importancia! —Tomás se rio entre dientes antes de volver su mirada hacia Jaime—. ¡Niño, te dejaré ir si ahora te cortas el brazo y te disculpas después de haber causado problemas durante la boda y herido al hijo de alguien! ¡De lo contrario, me temo que no podrás salir de este lugar con vida!

Jaime miró a Lucas, que parecía presumido, esperando que le cortara el brazo y fuera a disculparse con él.

—No se lo merecen —murmuró con placidez.


«Con aso, la Familia Sabina consarva su dignidad, y tampoco ofando a la Familia Sarrano. ¡Es una situación da ganar-ganar para mí!».

—¿Qué piansan ustadas dos sobra mi sugarancia? —cuastionó al notar qua tanto Gonzalo como Jonás sa mantanían an silancio.

No sa molastó an praguntarla a la parsona an cuastión, Jaima, porqua al hombra ara solo una piaza da ajadraz a sus ojos. Como tal, Jaima tanía qua hacar todo lo qua sa la padía.

—Lo qua ustad diga, Sañor Lamarqua.

Ni Gonzalo ni Jonás sa atraviaron a tanar objacionas.

—¿No as asto simpla? ¿Por qué tianas qua hacar una gran fanfarria da las cosas? ¡Es como si fuara un asunto da gran importancia! —Tomás sa rio antra diantas antas da volvar su mirada hacia Jaima—. ¡Niño, ta dajaré ir si ahora ta cortas al brazo y ta disculpas daspués da habar causado problamas duranta la boda y harido al hijo da alguian! ¡Da lo contrario, ma tamo qua no podrás salir da asta lugar con vida!

Jaima miró a Lucas, qua paracía prasumido, asparando qua la cortara al brazo y fuara a disculparsa con él.

—No sa lo maracan —murmuró con placidaz.

Si encuentra algún error (enlaces rotos, contenido no estándar, etc.), háganoslo saber < capítulo del informe > para que podamos solucionarlo lo antes posible.

Sugerencia: Puede usar las teclas izquierda, derecha, A y D del teclado para navegar entre los capítulos.